Cambio de pastillas de freno

  • Tiempo de ejecución: 45 minutos
  • Dificultad: media
  • Herramienta y útiles necesarios:

    • Líquido de frenos
    • Juego de llaves de tubo, de pipa, o fijas
    • Alicates
    • Llave dinamométrica (si disponemos de ella)
    • Pastillas de freno nuevas

Si a nuestra moto le damos principalmente un uso urbano el desgaste va a ser mayor que si el uso principal es en carretera. También sufrirán un desgaste más rápido si se trata de un scooter automático que no tiene retención del motor.

Debemos revisar el estado de las pastillas cada vez que hagamos las comprobaciones periódicas de nuestra moto. Si apuramos las pastillas y terminamos utilizando el soporte contra el disco de freno, se producirán unos surcos en la superficie del disco que lo pueden dejar inutilizable y, al final, tendremos que cambiar el disco que es mucho más caro y complicado.

Para saber cuándo cambiar las pastillas de freno de tu moto simplemente debes comprobar que no estén tan finas que corras el riesgo de que la base de las pastillas dañe el disco. Si la capa de las mismas mide menos de 2 milímetros tienes que cambiar de forma urgente las pastillas. Puedes mirar el grosor de la pastilla sin necesidad de desmontar nada.

Hay que cambiar a la vez todas las pastillas de un mismo eje, lo normal es que todas se desgasten en la misma proporción y lo contrario puede ser síntoma de algún problema en el sistema de frenado que tendrás que consultar con tu mecánico.

Las pinzas van ancladas a la horquilla por dos tornillos. Retiro los dos tornillos y una vez sueltas las pinzas las saco del disco suavemente.

Quito el pasador que sujeta las pastillas. El pasador suele tener un pequeño alambre que guardo para volver a colocarlo después.

Ahora puedo sacar las pastillas usadas.

¡No toquéis el freno con las pinzas fuera del disco porque se cerrarán los pistones y despues cuesta mucho trabajo volver a abrirlos!

Una vez quitadas las pastillas, veremos los pistones. Estos, son los encargados de presionar las pastillas sobre los discos cuando accionamos el freno. Dichos pistones, están desplazados de su posición de reposo porque las pastillas ya están gastadas. Para volver a ponerlos en su posición, los empujaremos hacia dentro con los dedos. Si están muy duros, podremos ayudarnos de alguna herramienta, por ejemplo, un alicate.

Si se ensucian las pastillas nuevas se podrían rayar los discos así que mucho cuidado.

Para colocar las pastillas en las pinzas, seguiremos los pasos inversos a los que dimos para sacarlas.

Una vez montadas las pastillas, colocaremos las pinzas en su sitio y apretaremos los tornillos con una llave dinamométrica, si disponemos de ella.

Una vez terminado aprieto y suelto el freno hasta que vuelve a notarse la presión y después pruebo la moto en la calle. Muy importante empezar frenando a baja velocidad.