Aprender mecánica

Para aprender mecánica de motos es esencial entender el funcionamiento de cada uno de los sistemas que forman la motocicleta.

Si bien la cantidad de sistemas que tenemos que aprender a priori no es muy elevada, si que pueden variar considerablemente no solo entre diferentes marcas de motos sino también entre los diferentes modelos dentro de la misma marca. Esto puede ser muy variable habiendo casos en los que dentro de la misma marca hay varios modelos de scooters que comparten casi todos los sistemas con variaciones principalmente en el chasis y la carrocería, mientras que en otros modelos de la misma marca pueden no compartir ningún sistema, tal vez algunas pequeñas piezas sueltas tipo clips de plástico o tornillos.

Podemos empezar aprendiendo el funcionamiento de los sistemas más sencillos de la motocicleta para ir avanzando hacia otros más complejos y convertirnos en un auténtico mecánico de motos.

¿Es complicado aprender mecánica?

Depende, en general la mecánica de motocicleta no es tan complicada como podría ser la de un coche o un camión, un motivo es que a menudo se trata de sistemas más simples, otro motivo es que los tamaños y pesos que se manejan son mucho menores, haciendo que sea más accesible para el usuario realizar muchas de las tareas de mantenimiento y reparaciones.

¿Cómo aprender mecánica de motos?

Podemos aprender mecánica de motos desde la teoría o desde la práctica.

Lo más aconsejable es hacerlo desde ambos puntos de vista y para conseguirlo lo ideal sería que obtengamos una motocicleta para poder desmontar y trastear todas las partes de la moto, a la vez que vamos entendiendo el cometido y funcionamiento de cada pieza que desmontamos con ayuda de Moto Tutorial o un buen libro de mecánica de motos.

Cuanto más antigua sea la moto que utilicemos para trastear, más fácil nos resultará entender los principios de funcionamiento de los distintos sistemas que componen la moto. Si la moto que tenemos para aprender mecánica está averiada, podemos aprovechar para intentar arreglar la avería a la vez que aprendemos, si por el contrario se encuentra en buen estado de funcionamiento, podemos aceptar el reto de desmontarla, trastear, volver a montarla y que siga funcionando.